• Percatarse de la verdad nos cura de nuestras mentiras.
    Claudio Naranjo

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Síguenos en:

Llámanos al: 952 21 57 02 / 675 422 249

TRABAJO CON EL SÍNTOMA

El síntoma trata de salir estrepitosamente del sistema pididendo ser atendido. Nos da la información necesaria para que acudamos a la ayuda o al rescate del paciente.

En la terapia Gestalt no lo acallamos, sino todo lo contrario, le damos voz.

Es una parte interna del sistema del paciente que está tratando de buscar una respuesta, lo más creativa posible para solucionar el problema interior.

¿Qué pasó? ¿por qué entonces no es eficaz?. Porque este tipo de respuestas quedaron fijadas en una pronta edad, donde el paciente no tenía una estructura psíquica lo suficientemente madura, para generar respuestas satisfactorias y saludables para el mismo.

El andamiaje interior no tuvo capacidad para dar una salida orgánica y capaz de adptarse al medio (externo) de forma favorable. Así que, si podemos darle voz al síntoma, a esta parte, y que el paciente tome contacto con ella, podemos descubrir que función tiene.

En la mayoria de los casos observamos que es una función protectora, nos protege de algo que pudo, o puede ser perjudicial o conflictivo para el paciente, y no supo resolverlo de otra manera.

A veces este síntoma, puede que sea una parte o una polaridad con la que el paciente se quedó identificado a una temprana edad. Así que forma parte de su autoconcepto, del "yo soy así", anulando las otras partes o polaridades, que quedan muy alejadas de sí. Además, suele ocurrir que esta parte tiene un gran poder sobre el paciente, participando de decisiones importantes de su vida, consciente o inconscientemente.

El trabajo con la "silla vacía" nos ayuda a que el paciente lo experimente y vivencie de manera real. Así podemos indagar y conocerla en profundidad:

-Desde cuando la reconoce consigo, desde cuando está en su vida.

-En qué momento apareció. A veces es como una voz interna, un personaje, etc.

-Como es, como es su voz, su manera de relacionarse con él,

-Donde la ve, en qué lugar la sitúa.

-Cuales son los motivos o situaciones, que hacen que se dispare y active (disparadores).

-Y, por último, que función tiene, para que esta ahí.

Facilitamos con el trabajo de la silla vacía, un diálogo para que el paciente aprenda una manera más sana de relacionarse con esta parte. Trabajamos la aceptación y el respeto a la misma sin juicios. Con una escucha empática y favoreciendo, sobre todo, el encuentro entre ambos. El paciente puede ir descubriendo que hoy en día, aquí y ahora, esta polaridad, parte o síntoma, quizás no le esté ayudando como lo hizo cuando se quedó fijada, allí y entonces.

Se produce pues, una actualización de todo el sistema del paciente a través de este diálogo, y podemos llegar a acuerdos que sean más saludables para él.

Se trata de darle la vuelta, de poner el síntoma a favor, ya que nos está avisando de algo, de lo que en su momento no supimos defendernos. Comprendemos que acude para que lo tengamos en cuenta, lo único que no se actualizó en nuestro momento actual. Por eso es importante no despreciarlo, no querer eliminarlo de golpe, sino ir trabajando muy despacio, en la línea de la integración.

La actualización se produce en el aquí y ahora, para que esto se dé, debemos abandonar la idea de que el síntoma es algo malo. En su momento fue la mejor opción que el sistema interior del paciente encontró para salir a flote y defenderse. Se defendió del dolor, la humillación, la violencia o el maltrato, la fragilidad o vulnerabilidad, que no pudo o no supo manejar.

Hoy el síntoma sale a la luz para informarle que, si sigue así, puede volver a enfermar.

Le informa de que algo que fue doloroso se acerca, o se puede repetirse. Si lo tratamos así, el paciente puede aprender a encontrar nuevos recursos, a asumir su responsabilidad como adulto de lo que le ocurre hoy, y responder de una manera más saludable para él. Es necesario que se dé un proceso de escucha del síntoma, superando a veces estados fóbicos, que producen miedo y rechazo contra este.

dd256952 03f2 4610 9d50 f7c585786cca

 

 

Una paciente en consulta me contaba cómo estaba teniendo muchos problemas respiratorios y de piel, en estos momentos coincidiendo con un momento muy duro de su vida, por no poder ser madre. Dialogando con el síntoma descubrió que se trataba de una esfera, que tenía una capa gruesa que la envolvía y que no la dejaba respirar. Esta esfera la había protegido de pequeña, cuando el ambiente familiar era muy denso, con broncas, riñas, gritos y a veces malos tratos hacia ella y los demás miembros del sistema por parte de su padre. Esta esfera le cortaba la respiración, y la aislaba, la ayudaba a no enterarse de lo que pasaba a su alrededor, y así se sentía protegida. La había acompañado en muchos momentos difíciles de su vida, y la podía identificar como una parte de ella, asociada a una polaridad evitativa, que la aislaba de situaciones desagradables y dolorosas.

En estos momentos, el no poder ser madre era un asunto muy doloroso, y esta esfera la venía a proteger del dolor de aceptar esta realidad. No podía respirarlo, ni aceptar esta situación. No podía hacerlo desde la niña y las consecuencias para la adulta es que no podía respirar.

El trabajo consistió en ponerla en contacto con su esfera, que le pudiera dar voz, y escuchar para que estaba allí y comprender que su intención era protegerla. Al cabo de varias sesiones pudimos trabajar para que esta esfera, no fuera tan gruesa, que su membrana fuera más delgada y semipermeable. Le fue dando un lugar, no rechazándola, pues en estos momentos duros que estaban viviendo ella y su pareja, la esfera venía a protegerla de tanto dolor.

La esfera fue integrándose en su vida, y fue cediendo espacio a una mujer adulta que podía afrontar su situación actual. El miedo fue disminuyendo y paralelamente sus problemas respiartorios y de piel.

   

Ángel David Saavedra Valdayo. Psicoterapeuta Gestalt.

Psicólogo general sanitario. Nº Colegiado AO-07174.

Director de LAMAR- Escuela de Psicoterapia Gestalt de Málaga.

Presidente de la AETG, (Asociación Española de Terapia Gestalt).

Iniciamos Grupo de Terapia Gestalt
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Colaboramos con

 

colaboramos 1